Home»Commentary»Arzobispo Schnurr, Junio

Arzobispo Schnurr, Junio

0
Shares
Pinterest Google+

Los estadounidenses están orgullosos de las libertades que garantizan las primeras diez enmiendas a nuestra Constitución, conocidas colectivamente como la Declaración de Derechos. Y la libertad de religión se cita primero: “El Congreso no hará ninguna ley respecto a el establecimiento de una religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma… “

Sin embargo, es importante recordar que la Primera Enmienda no crea ni otorga un derecho único en los Estados Unidos. El derecho a la libertad religiosa pertenece a todos porque proviene de Dios, no del gobierno. El Concilio Vaticano II lo afirmó en su Declaración sobre Libertad Religiosa.

La Iglesia Católica en los Estados Unidos destacará ese derecho a fines de este mes con la celebración de la Semana de la Libertad Religiosa. La semana comienza con las Fiestas de Santo Tomás Moro y San Juan Fisher el 22 de Junio y termina con la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo el 29 de Junio. Todos esos santos fueron martirizados por vivir su fe, la fe que compartimos.

La Semana de la Libertad Religiosa reemplaza las dos semanas de Quincena por la Libertad, que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos lanzó en el 2012. El período de tiempo más corto no debe dar la impresión de que las amenazas a la libertad religiosa preocupan menos a los obispos.

En otras tierras, los cristianos aún son discriminados, se les impide celebrar su liturgia e incluso se les martiriza. La Arquidiócesis de Cincinnati y varias parroquias Católicas de Rito Oriental, junto con una parroquia Ortodoxa Antioque, formaron el Comité de Una Iglesia de Misericordia hace dos años para llamar la atención sobre esta situación internacional continua y para promover la libertad religiosa para todos.

En los Estados Unidos, la libertad de culto ha sido un hecho. “Pero la libertad religiosa, por su naturaleza, trasciende los lugares de culto y la esfera privada de individuos y familias”, como dijo el Papa Francisco en la el Salón de Independencia en el 2015.

En otras palabras, esto no se limita a las paredes de iglesias, mezquitas, sinagogas y hogares. También se extiende a la plaza pública, donde los católicos estamos llamados a actuar según nuestras creencias en el discipulado misionero. Ese aspecto de la libertad religiosa está bajo amenaza en nuestro país, ya que las personas que viven su fe están siendo marginadas. En un ejemplo claro, un senador de los EE. UU. le preguntó a un candidato para un juzgado federal: “¿Se considera usted un católico ortodoxo?”

La hostilidad detrás de esta pregunta proviene del enfoque contracultural de la Iglesia hacia el matrimonio, la familia y la sexualidad humana. Es revelador que 22 senadores de EE. UU., hayan considerado necesario patrocinar la Primera Enmienda de la Ley de Defensa, que prohíbe al gobierno federal emprender acciones adversas contra personas o instituciones en función de su definición de matrimonio o creencias sobre sexo prematrimonial. Los obispos Católicos de los Estados Unidos han apoyado este acto.

La comprensión de la Iglesia sobre el matrimonio, ya sea sacramental o civil, como la unión de un hombre y una mujer es importante para las personas de todas las religiones y personas sin fe. La familia es la unidad básica de la sociedad. Al mismo tiempo, a la familia también se la ha llamado “la iglesia doméstica”. Al acercarse el Día de los Padres, quiero señalar el papel de los padres poco apreciado en este contexto.

Como dije en la Conferencia de Hombres de Cincinnati en Abril, estudios han demostrado que el testimonio de un padre a la fe toca profundamente la fe de sus hijos. Uno de estos estudios, realizado por el gobierno de Suiza, encontró que los hijos de padres que practican y dan testimonio de la fe tienen 16 veces más probabilidades de participar regularmente en Misa que los hijos de padres que no lo hacen. ¡Los padres de familia son obviamente esenciales para transmitir la fe!

Oremos, entonces, para que todos los padres y padrastros tengan la sabiduría, el coraje y la fuerza para ser discípulos misioneros en sus propios hogares y la libertad de hacerlo en público.

Previous post

Archbishop Schnurr's letter for June

Next post

Millennial Corner: Dating Podcast Part II