Home»Commentary»Busca al Señor por el Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca al Señor por el Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+


Para muchos católicos, 2018 será recordado con dolor y enojo debido a las nuevas revelaciones que surgieron sobre el abuso sexual de menores. Hay razón para esperar, sin embargo, 2019 será un año decisivo para hacer frente a este mal en todo el mundo.

Mis hermanos obispos y yo hemos expresado nuestra sincera tristeza por el sufrimiento de los sobrevivientes de abuso sexual y por la vergüenza resultante que todos los católicos sienten; sin embargo, las palabras no son suficientes. Los líderes de la Iglesia necesitan tomar acciones concretas. Ese es el objetivo de la reunión del 21 al 24 de febrero en Roma con el Papa Francisco y los obispos representantes del mundo.

Mientras que no sabemos con certeza qué resultará de esta reunión excepcional, el Cardenal Daniel N. DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, presentará varias recomendaciones de los obispos Estadounidenses. Los pasos recomendados están diseñados para aumentar la responsabilidad de los obispos y, por lo tanto, la seguridad de los menores involucrados con nuestras escuelas, parroquias y otros ministerios. Los pasos incluyen:

Un proceso para investigar las quejas contra obispos por una comisión nacional solo de laicos;

Los estándares de responsabilidad para os obispos;

El protocolo para los obispos removidos;

La finalización de las diversas investigaciones sobre la situación que rodea al Arzobispo Theodore E. McCarrick y la publicación de sus resultados;

Las reglas nacionales para publicar los nombres de los clérigos que enfrentan demandas de abuso comprobadas. (Los nombres y el estado de todos los sacerdotes de la Arquidiócesis de Cincinnati acusados creíblemente de abusar menores han sido incluidos en nuestro sitio web durante más de una década).

La mayoría de estas referencias involucran tratar con obispos que ellos ofendieron a niños o no trataron adecuadamente con los sacerdotes que lo hicieron. Parecería que los estándares de responsabilidad para los obispos no deberían ser necesarios, pero desafortunadamente sabemos por mala experiencia que sí lo son.

De hecho, la crisis actual es en gran medida una crisis de responsabilidad del obispo.

Una de las responsabilidades más serias que un obispo tiene hoy es proteger a los niños. La Arquidiócesis de Cincinnati ha implementado políticas y procedimientos, llamado Decreto sobre la Protección de Menores, desde 1993. El decreto estipula que todos los empleados y voluntarios que trabajan con niños – incluidos obispos, sacerdotes y diáconos – están sujetos a:

La verificación de huellas digitales y de antecedentes penales completos;

Capacitación continua sobre el reconocimiento de signos de abuso de niños y adultos vulnerables;

Reporte inmediato de abuso a las autoridades civiles apropiadas;

Un Comité de Revisión de Protección de Menores dirigida por laicos, que actualmente incluye un sobreviviente de abuso, que revisa y asesora al Arzobispo sobre todas las acusaciones de abuso infantil;

Un Ministerio activo para los Sobrevivientes de Abuso, que trabaja para brindar esperanza y sanación a quienes han sido heridos.

No hay casos activos de abuso clerical de menores en ningún lugar en la Arquidiócesis de Cincinnati en el momento de este escrito.

Me comprometo a permanecer vigilante en la protección de niños, jóvenes y adultos vulnerables. También pido su ayuda. Por favor, informe las sospechas de abuso por parte de cualquier agente de la Arquidiócesis a las autoridades civiles correspondientes. También, comuníquese con el Coordinador del Ministerio para Sobrevivientes de Abuso en la Arquidiócesis al 513-263-6623 o al 1-800-686-2724 ext. 6623. Si usted es un sobreviviente y nunca se ha presentado, por favor hágalo. Tenemos recursos disponibles para ayudarlo a sanar.

Para obtener más información sobre nuestros esfuerzos para proteger a los niños, le insto a que haga clic en el
enlace “Protecting Our Children” en la esquina superior derecha de http://www. catholiccincinnati.org.

Por favor únanse a mí para orar por los sobrevivientes del maltrato infantil, por los sacerdotes buenos y santos cuya reputación se ha visto empañada por las malas acciones de otros, y por el éxito de la reunión de este mes en Roma bajo la guía del Espíritu Santo.

Previous post

Throwback Thursday: Brent Celek and Garrett Celek return to their Alma Mater.

Next post

Seek the Lord by Archbishop Dennis M. Schnurr