Home»Commentary»Busca al Señor: par el Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca al Señor: par el Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

A principios de noviembre, el calendario de la iglesia nos llama a celebrar a los santos y a orar por los fieles difuntos. Debemos tomar esto en serio.

El mes comienza con el Día de Todos los Santos, en el cual honramos y buscamos la ayuda de todos los que están en el cielo, incluidos los santos que no son reconocidos oficialmente por la Iglesia. Seguido por el 2 de noviembre Día de los Difuntos, apartado para orar por las almas en el purgatorio.

Los santos en el cielo, las almas en el purgatorio y los miembros de la Iglesia aquí en la tierra son parte de la comunión de los santos. Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, “La comunión de los santos es precisamente la Iglesia” (CCC 946).

Es común en los funerales que todos los involucrados asuman, que el amado difunto ya está en la presencia de Dios. Sin embargo, esto sólo puede ser absolutamente asegurado en el caso de los santos canonizados. Para todos los demás, es “un pensamiento santo y piadoso” orar por los muertos, como dice el Antiguo Testamento (2 Macabeos 12:45). Hacerlo ha sido la práctica constante de la Iglesia desde los primeros días.

En el caso de los santos canonizados, sin embargo, oramos para pedirles su ayuda ante Dios.
En las pláticas diarias, es común escuchar que la Iglesia esta haciendo a alguien un santo. Esto es incorrecto. La Iglesia no hace santos. Ella reconoce a los santos a través de un proceso largo de canonización. Este procedimiento incluye la autenticidad de al menos dos milagros logrados a través de la intercesión del santo.

La primera santa nacida en Estados Unidos que se canonizará, Elizabeth Ann Seton, es bien conocida en esta Arquidiócesis como la fundadora de las Hermanas de la Caridad. Ahora, el primer sacerdote católico negro en los Estados Unidos es uno de los seis afroamericanos cuyas causas de canonización están bajo revisión.

El siervo de Dios Augusto Tolton, un antiguo esclavo nacido en Missouri, estudió en Roma porque ningún seminario estadounidense lo admitiría. Fue ordenado allí en 1886, esperando servir a las misiones africanas. En cambio, se le ordenó regresar a los Estados Unidos para ministrar a los católicos negros aquí. Conocido por sus elocuentes homilías, el Padre Tolton también mostró una gran determinación en su ministerio al dirigir con éxito el desarrollo y la construcción de la Iglesia Católica de Santa Mónica como una “parroquia nacional” negra al sur de Chicago. Murió en 1897 a los 43 años. Como parte de nuestra celebración arquidiocesana del Mes de la Historia Católica Negra, St. Luke Productions, traerá la poderosa obra de teatro “Tolton: de Esclavo a Sacerdote” a cuatro localidades en Cincinnati y Dayton, del 3 al 7 de noviembre. Para obtener más información, vaya al sitio www.aoc-tolton.org.

La canonización no significa que un individuo fue perfecto. De hecho, los santos también son pecadores. Nosotros los humanos, excepto por Jesucristo y la Santísima Madre, todos somos pecadores. Precisamente porque los santos son humanos como nosotros, son los modelos principales para nosotros en nuestra lucha hacia la santidad. Por eso la Iglesia los levanta para venerarlos (no para adorarlos). Son héroes de la fe.

Al mismo tiempo, los santos son intercesores – amigos a los que podemos llamar para ayuda celestial. Pedimos a los santos que oren por nuestras intenciones, así como les pedimos a nuestros amigos y familiares vivos que lo hagan. Todos somos parte de la comunión de los santos. La única diferencia es que los santos en el cielo están más cerca de Cristo (CCC 956) y, por lo tanto, en una mejor posición para abogar por nosotros.

En el Día de Todos los Santos, pidamos la ayuda a todos los santos en el cielo. En el Día de los Difuntos, y todos los días, oremos: “Para que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz”.

Previous post

Seek The Lord: Archbishop Schnurr, Celebrating the Saints and praying for the faithful departed.

Next post

Bishops sign document calling for action against climate change