Home»Commentary»Busca al Señor por el Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca al Señor por el Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

La Arquidiócesis de Cincinnati ordena hombres al sacerdocio cada mayo. Este es también un mes popular para bodas. Esa es probablemente, una apropiada coincidencia.

El Matrimonio y las Ordenes Sagradas (que incluyen el diaconado permanente) son sacramentos importantes que, según el Catecismo de la Iglesia Católica, consagran a los destinatarios para sus roles en la vida. Tradicionalmente, han sido llamados “sacramentos de vocación”.

El Catecismo se refiere al Matrimonio y las Ordenes Sagradas como “sacramentos al servicio de la comunión”. ¿Por qué? Porque “están ordenados a la salvación de los demás. Contribuyen ciertamente a la propia salvación, pero esto lo hacen mediante el servicio que prestan a los demás. Confieren una misión particular en la Iglesia y sirven a la edificación del Pueblo de Dios” (CCC 1534).

En otras palabras, ninguna vocación existe únicamente para la felicidad personal del receptor. Eso no se entiende bien en nuestra cultura, particularmente en el caso del matrimonio. La Iglesia tiene un gran interés en el derecho civil con respecto al matrimonio, incluso cuando las uniones no son sacramentales, porque el matrimonio tiene un impacto profundo más allá de las parejas involucradas.

Es bien sabido que las ordenaciones al sacerdocio han disminuido en las naciones occidentales desde el Concilio Vaticano II. (El diaconado permanente fue restaurado después del Concilio). Menos notado es que las bodas también han tenido una trayectoria descendente durante décadas. Hasta cierto punto, podríamos decir que ambas vocaciones han estado en crisis.

Cuando el Papa Benedicto XVI visitó los Estados Unidos en 2008, un obispo planteó la pregunta: “Santo Padre, ¿qué podemos hacer para aumentar las vocaciones?” El Papa respondió: “No pase por alto lo obvio. Ruega al maestro de la cosecha”.

Hace varios años, solicité que cada parroquia de la Arquidiócesis dijera la Oración por las Vocaciones, en las Misas de fin de semana en particular. No se trata solo de una súplica por las vocaciones al sacerdocio, sino de una oración que cada persona discernirá y responderá al llamado de Dios – el propósito definido del Señor para la vida de cada uno. Confiaba en que si ese discernimiento se llevara a cabo, veríamos un aumento en los hombres jóvenes que exploran el sacerdocio. Y lo hemos hecho.

Ahora tenemos 57 seminaristas estudiando para ser sacerdotes de la Arquidiócesis de Cincinnati, más del doble del número que tuvimos hace
una década. Nuestro seminario está construyendo un edificio nuevo para acomodar el crecimiento que hemos visto recientemente y lo que esperamos para el futuro. Y el 18 de mayo, ordenaré a nueve hombres al sacerdocio – la clase de ordenación más grande para nuestra Arquidiócesis en casi 40 años.

Hay señales claras de que nuestras oraciones están siendo contestadas, pero la necesidad de que todos respondan al llamado vocacional de Dios continúa. Desafortunadamente, el número
de los que recibieron el Sacramento del matrimonio va en constante disminución – a 1.631 bodas católicas e interconfesionales en la Arquidiócesis en 2017 de 4.274 en 1984. Además, todavía requerimos más sacerdotes para reemplazar a los que se jubilan o mueren.

Entonces, continuemos orando:

Padre todopoderoso,
Nos has creado para un propósito definido.
Danos la gracia de conocer el camino que has planeado para nosotros en esta vida y de responder con un generoso “Sí”.
Haz que nuestra arquidiócesis, parroquias, hogares y corazones sean fructíferos para Tu don de vocaciones.
Que nuestros jóvenes respondan a Tu llamado con valor y fervor.
Remueve entre nuestros hombres el deseo y la fuerza de ser sacerdotes buenos y santos.
Bendícenos con religiosos consagrados y aquellos llamados a una vida casta, diáconos permanentes y esposos y esposas fieles que son un signo del amor de Cristo a su iglesia.
Encomendamos nuestra oración por las vocaciones a ti, Padre, por la intercesión de María nuestra Madre, en el Espíritu Santo, por medio de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Previous post

Divine Mercy Sunday April 28

Next post

St. Vincent de Paul Society celebrates 150th anniversary in Cincinnati