Home»Commentary»Busca al Senor por Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca al Senor por Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

Dios te salve, María, llena eres de gracia,
El Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres,
Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Amenudo pensamos en Mayo como el mes de María, pero Octubre también está dedicado a la Santísima Madre y al rosario. El 7 de O ctubre, celebramos la fiesta de Nuestra Señora del Rosario. Este monumento recuerda la victoria de las fuerzas Cristianas en la batalla de Lepanto en 1571, después de que el Papa Pío V llamara a toda Europa a rezar el rosario por el éxito.

María fue la perfecta discípula de Cristo. Reflexionar sobre las décadas del rosario en el que ella figura prominentemente, puede ayudarnos a ver que ella también es el modelo perfecto para nuestro propio discipulado.

La Anunciación. El ángel Gabriel primero saluda a María con las palabras que comienzan con el “Ave María”, luego transmite el propósito especial de Dios para ella. A pesar de su desconcierto sobre cómo podría ser esto, su respuesta final es: “He aquí, soy la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra ”(Lc 1:38). Aceptar el plan de Dios para nosotros de manera similar es esencial para el discipulado.

La Visitación. Cuando María visita a su prima, se convierte en discípula misionera al llevar a Jesús, – que está en su vientre – a Elizabeth. Aquí también realiza un acto de piedad, porque Elizabeth también está embarazada y necesita ayuda. Elizabeth la saluda con la segunda oración del “Ave María”. María responde con el hermoso cántico conocido como el Magnificat. De esta manera, desvía la atención de sí misma hacia Dios, como deberían hacerlo los discípulos.

La Natividad. Después de que los pastores relatan el mensaje que recibieron de un grupo de ángeles: que el Señor y el Mesías han nacido en Belén, San Lucas registra: “Y María guardó todas estas cosas, reflexionando sobre ellas en su corazón” (Lc 2:19). El discipulado exige una seria reflexión espiritual, así como también acción.

La Presentación. La Sagrada Familia adoraba a Dios y buscaba hacer su voluntad como miembros de una comunidad religiosa. Como Judíos fieles, siguieron los rituales y preceptos de esa comunidad. Los discípulos no son llaneros solitarios.

El Hallazgo en el Templo. Cuando María y José encuentran a Jesús, les explica que debe ocuparse de los asuntos de su Padre, pero ellos no entendieron lo que les decía (Lc 2:50). Afortunadamente, comprender el misterio de Dios no es un requisito para el discipulado. Si lo fuera, ningún ser humano calificaría.

La Boda de Cana. Este es el primero de los siete signos de la identidad de Cristo en el Evangelio de San Juan, y es María quien lo produce. Ella va a Jesús con un problema. Él responde que su hora no ha llegado. En lugar de rogarle, simplemente le dice a los servidores: “Hagan lo que Él les diga” (Jn 2:5). Su confianza en el Señor es absoluta.

La Crucifixión. San Juan registra que la madre de Jesús estaba de pie junto a la cruz. Todos los discípulos participan en la cruz, uniendo nuestros sufrimientos a los de Cristo.

La Asunción. La asunción de María al cielo después de su muerte es un regalo especial para ella, preservando la corrupción del cuerpo que fué un tabernáculo para Jesús no nacido. Al mismo tiempo, es una señal de lo que vendrá para todos nosotros. Los Cristianos creen en la resurrección de los muertos. De alguna manera misteriosa, nuestros cuerpos y almas se reunirán al final de los tiempos.

La Coronación de María como Reina del Cielo. Esto es parte del papel único de María como madre de Dios. Sin embargo, Dios quiere que todos los discípulos seamos felices con Él en el cielo para siempre.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros los pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Previous post

Today's Video: Evangelizing at a College Football Game?

Next post

Seek the Lord by Archbishop Dennis M. Schnurr