Home»Commentary»Busca Al Senor Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca Al Senor Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

En este mundo en constante cambio, las 111 escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Cincinnati están constantemente actualizando su plan de estudios, incorporando nuevos conocimientos, y adoptando nuevas metodologías y tecnologías para enseñar de manera más efectiva. Al mismo tiempo, sin embargo, nuestras escuelas están ancladas en la fe eterna e inmutable de la Iglesia en el Señor Jesucristo. Nuestra fe es la razón fundamental por la que existen las escuelas Católicas.

El Papa Benedicto XVI nos recordó en su encíclica Deus Caritas Est, “Ser Cristiano no es el resultado de una enseñanza ética o una idea elevada, sino el encuentro con un acontecimiento, una persona, que da a la vida un nuevo horizonte y una dirección decisiva”. Esa persona es, por supuesto, Jesucristo. La diferencia de la escuela Católica, por lo tanto, no es solo la fidelidad a la enseñanza Católica en las clases de religión, el acceso a los sacramentos y la presencia de sacerdotes y religiosos en el campus – aunque esos son importantes. También hay presente en cada escuela un espíritu Católico de paz, alegría y la plenitud de la vida que proviene de seguir al Señor. Han estado irradiando a Cristo desde que se fundó la primera escuela Católica en Cincinnati con 25 estudiantes mujeres en 1825. ¡Ahora tenemos casi 40,000 estudiantes y somos la quinta red de escuelas Católicas más grande del país! Pero nuestra misión sigue siendo la misma: Nuestras escuelas son centros de formación así como de educación.

El papel crucial desempeñado por los directores de las escuelas, los maestros y el personal tampoco ha cambiado. La Iglesia ha entendido durante mucho tiempo que la enseñanza es un ministerio porque las escuelas Católicas existen para testimoniar el amor de Dios en Cristo. San Juan Bautista de la Salle, que fundó escuelas para los pobres en Francia a finales del siglo 17 y principios del siglo 18, fue muy claro al respecto. En una meditación para sus maestros, que no fueron ordenados, escribió: “En su enseñanza, los [niños] a su cargo deben ver por la forma en que enseñan que son verdaderos ministros de Dios, llenos de caridad y sinceros en el desempeño de su tarea”.

Mientras la fe está marginada en nuestra cultura hoy en día, se espera con razón que los maestros-ministros y los ministros-directores de las escuelas Católicas se identifiquen como modelos de fe en el aula y fuera de ella. Y en este momento de gran división social, política y racial en nuestro país, deben testificar al Señor todos los días por su devoción al bien común. Deben vivir, así como enseñar, verdades Católicas tan importantes como la dignidad de la persona humana desde la concepción hasta la muerte natural, la importancia del matrimonio y la familia, los derechos y responsabilidades de cada individuo, la opción para los pobres y vulnerables, la dignidad del trabajo, la solidaridad y el cuidado de la creación.

La naturaleza auténtica de la educación Católica es la búsqueda de la bondad, la belleza y la verdad y el cultivo de la sabiduría y la virtud bajo la guía de la Iglesia. Las diversas artes y ciencias son caminos para crecer más cerca de Dios, ya que los estudiantes aprenden en estas las infinitas maravillas de Su creación. Una pasión por el aprendizaje es, por lo tanto, una pasión por Jesús mismo, que es el Camino, la Verdad y la Vida. Las escuelas Católicas juegan un papel importante en la formación de discípulos para conocer, amar y seguir a Jesús a través de esta vida y en la próxima.

Todas las instituciones educativas enfrentaron un increíble desafío creado por la pandemia durante el pasado año escolar. El desempeño de los administradores y profesores de la escuela en mantener nuestras escuelas abiertas de manera segura para el aprendizaje en el sitio fue notable. Estoy profundamente agradecido con ellos, a los padres que confiaron en las escuelas Católicas para mantener a sus hijos seguros, y a las parroquias que continuaron apoyando a nuestras escuelas. Cualesquiera que sean los nuevos desafíos que el futuro pueda traer, la educación Católica continuará siendo un ministerio vital de la Iglesia local a medida que la Arquidiócesis de Cincinnati entra en su tercer siglo.

Previous post

A Question of Faith: When is Marriage A Sacrament

Next post

There is nothing like Family