Home»Commentary»BUSCA AL SEÑOR: ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

BUSCA AL SEÑOR: ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

0
Shares
Pinterest Google+

Es casi imposible exagerar el efecto devastador que el aislamiento social ha tenido en los últimos meses en nuestras vidas como ciudadanos, como trabajadores y como miembros de una comunidad de fe para quienes el culto comunitario es una práctica definitoria. Al mismo tiempo, sin embargo, ha sido alentador escuchar historias de familias que se han unido más y comparten Misas en vivo en sus hogares.

En estos días oscuros, la luz de Cristo continuó brillando intensamente en lo que la Constitución Dogmática sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, llama “la iglesia doméstica” (LG 11), es decir, la familia – aunque durante meses los Católicos en todo el mundo
solo podían reunirse virtualmente en la mesa Eucarística.

La Iglesia es universal, cruza el tiempo y el espacio, pero la mayoría de nosotros la experimentamos primero a través de nuestras familias: nuestros padres, abuelos, hermanos, hermanas y otros familiares. Experimentar la Iglesia a través de amigos, vecinos, compañeros de trabajo y compañeros de clase llega después. Siempre ha sido así, reflejando las raíces del Cristianismo en una tradición religiosa Judía basada principalmente en los rituales familiares. La Sagrada Familia era, en cierto sentido, una iglesia doméstica antes de que existiera la Iglesia.

Lumen Gentium señala que “los padres, por palabra y ejemplo, son los primeros heraldos de la fe con respecto a sus hijos”. Los ministros docentes en las escuelas Católicas y las Escuelas Parroquiales de Religión ofrecen un apoyo crucial para esta tarea, pero la responsabilidad principal corresponde a los padres. Es una obligación que se puede compartir con los padrinos y maestros, pero no se puede delegar.

En mi carta pastoral que marca el próximo 200 aniversario del establecimiento de la Diócesis de Cincinnati, exhorto a los fieles de nuestra Iglesia local a que se unan a mí para reflexionar sobre cómo podemos irradiar mejor a Cristo. Claramente, el lugar para comenzar es en nuestras propias familias. Ahí es donde primero somos llamados a buscar el rostro del Señor, convertirnos a Él y permitirle que brille a través de nosotros. Ningún esfuerzo evangelístico iniciado desde el centro pastoral, parroquias o escuelas de la arquidiócesis, sin importar qué tan bien planeado o bien ejecutado, puede ser efectivo si la fe no está viva en el hogar.

El trabajo de la iglesia doméstica no es principalmente una cuestión de instrucción, sino de ejemplo. Se ha dicho sabiamente que “la fe no se enseña tanto como se agarra”. Una creencia gozosa en el Señor que nos ama es contagiosa. Por lo tanto, los padres transmiten principalmente la fe día a día al modelarla en sus propias acciones amorosas, al tiempo que alientan a sus hijos a orar con frecuencia y a desarrollar su propia relación con el Señor. Los padres son los primeros y más importantes discípulos y testigos de Cristo en la vida de sus hijos.

Espero que todos los Católicos de la Arquidiócesis de Cincinnati se esfuercen por convertirse en testigos más efectivos y alegres de sus familias y de sus comunidades. En mi carta pastoral bicentenaria, titulada “Irradiar a Cristo”, ofrezco 12 preguntas de reflexión con las que
nuevamente les insto a pasar algún tiempo como parte de la nutrición de su propia fe. La carta apareció en la edición de Junio de The Catholic Telegraph y está disponible en línea en thecatholictelegraph.com/radiate-christ.

Dentro de este número de la revista, que está dedicada a la iglesia doméstica, encontrará historias esperanzadoras y recursos de fe para ayudarlo sin importar cuál sea su etapa en la vida o situación familiar. Cada mes, The Catholic Telegraph conecta la iglesia doméstica de su hogar con la Iglesia local y la Iglesia universal, proporcionando inspiración e información para su viaje de fe. No camina solo.

Sagrada Familia, la primera iglesia doméstica, ¡ruega por nosotros!

Previous post

Editor's Note: Sharing & Living The Church at Home

Next post

Seek the Lord: Archbishop Dennis M. Schnurr