Home»Commentary»BUSCA AL SEÑOR: Arzobispo Dennis M. Schnurr

BUSCA AL SEÑOR: Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

Es muy apropiado que el Día de la Madre en los Estados Unidos se celebre durante mayo, el mes en el que honramos especialmente a María – Madre del Redentor, Madre de la Iglesia y nuestra Santísima Madre.

A María a menudo se le llama la primera discípula, pero ella es mucho más que eso. María no sólo sigue a Jesús perfectamente; ella lleva a los demás a Él con amor materno. El Papa Francisco, en su carta apostólica La alegría del Evangelio, la llama la “estrella de la nueva evangelización”. La vemos evangelizar en el Nuevo Testamento cuando se aleja de sí misma y hacia Dios en Cristo.

Cualquier veneración correcta de la Santísima Madre reconoce que, aunque sin pecado y concebida sin pecado por la gracia especial de Dios, sigue siendo un ser humano como nosotros. En el Evangelio de San Lucas, el saludo del ángel – “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” – comprensiblemente “se la conturbó por estas palabras” (Lc. 1:28-29). Sin embargo, finalmente sale fiel a su fiat que resuena a lo largo de los siglos: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc. 1:38).

Debido a su papel único en la historia de la salvación, y a su condición especial de “llena de gracia”, María puede parecer demasiado remota para ser un modelo de fe mientras luchamos por hacer la voluntad de Dios en nuestra vida tan ocupada. Y sin embargo, como ella, cada uno de nosotros fue creado por Dios con un propósito especial, y Dios nos dio suficiente gracia para lograr ese propósito. También nos dio la Iglesia, las Escrituras y los sacramentos. No viajamos solos.

Cuando Santa Isabel dice: “¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!” (Lc. 1:45), la respuesta de María no se trata de sí misma. Al alabar inmediatamente a Dios con una de las oraciones más bellas de la Biblia, el Magnificat, ella es un ejemplo de humildad y fe. Además de ver a María como un modelo a seguir, los Cristianos desde los primeros días le han pedido que interceda con Dios por sus necesidades. El ejemplo perfecto de esto es la fiesta nupcial de Caná, donde María informa a Jesús: “No tienen vino”, y luego, con fe perfecta, instruye a los servidores: “Hagan lo que Él les diga” (Jn. 2:3-5).

Peregrinos a Tierra Santa, yo incluido, observamos que el espíritu de María infunde Caná, Nazaret y Belén. Desafortunadamente, en el último año, Israel, Palestina y Jordania han sido cerrados a los viajeros en respuesta a la pandemia. Ahora, sin embargo, viene la oportunidad de participar en una peregrinación mariana sin salir de la Arquidiócesis de Cincinnati.

Nuestra peregrinación “Irradiar Cristo a través de María” comenzará con una Misa en el Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Russells Point el domingo, 16 de mayo, y terminará en la Catedral Basílica de San Pedro en Cadenas cuando vuelva a consagrar a la arquidiócesis a Jesús a través de María el sábado 19 de junio, el principio de nuestro año bicentenario. En el transcurso de esos 33 días, los peregrinos llevarán una estatua bendita de Nuestra Señora de Fátima a casi 40 parroquias en cada decanato de nuestra arquidiócesis. En este número de The Catholic Telegraph, aprenderá más sobre esta peregrinación histórica, los cuatro eventos fundamentales que la resaltarán y cómo puede participar.

La pandemia COVID-19 ha sido difícil para todos. Al celebrar el Día de la Madre, soy especialmente consciente de la carga extra que ha puesto sobre las madres con hijos en casa, el dolor de las madres y abuelas que no podrían estar cerca de los que aman, y el dolor de aquellos que han perdido madres y abuelas por el coronavirus. A todos ustedes, extiendo mis oraciones por un feliz y bendito Día de la Madre, y por un mejor año por delante.

Santa María, Madre de Dios y nuestra madre, ¡ruega por nosotros!

Previous post

School News: Head of school at The Summit announces retirement plans

Next post

Kids Corner: Our Lady of Kibeho