Home»Commentary»BUSCA AL SEÑOR: ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

BUSCA AL SEÑOR: ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

0
Shares
Pinterest Google+

Con gran alegría y gratitud, este mes la Arquidiócesis de Cincinnati celebra el 200º aniversario de nuestra fundación como diócesis por el Papa Pío VII el 19 de junio de 1821. Al hacerlo, reflexionamos sobre nuestra abundante historia. Al mismo tiempo, miramos hacia un futuro que será diferente, pero lleno de promesas si seguimos fieles a nuestras promesas como pueblo de Dios.

Los Católicos son más conscientes de ser miembros de una parroquia que miembros de una diócesis. La parroquia es donde nos encontramos con Cristo en la Eucaristía y en nuestros compañeros comunicadores semana a semana o incluso a diario. El Papa Emérito Benedicto XVI llamó a la parroquia “un faro que irradia la luz de la fe”. Por eso, la parroquia es indispensable. Y sin embargo, la diócesis – bajo el liderazgo de su obispo en unión con el Papa – es la unidad básica de la Iglesia. El Decreto del Concilio Vaticano II Sobre la Pastoral de los Obispos en la Iglesia dice que la diócesis “constituye una iglesia particular, en la que verdaderamente está y obra la Iglesia de Cristo, que es Una, Santa, Católica y Apostólica”. Es por eso que una diócesis se conoce como “la Iglesia local”.

Nuestra Iglesia local, que abarca 8,500 millas cuadradas sobre 19 condados del oeste y suroeste de Ohio, tiene un escudo de armas con un significado profundo que puede no ser inmediatamente obvio. El escudo presenta imágenes estilizadas de un arado y tres cruces. El arado representa al antiguo granjero general Romano Cincinnatus, quien famosamente dejó su arado y granja para dirigir el ejército de Roma contra sus enemigos, y luego regresó a casa después en lugar de asumir el poder político. Las tres cruces tienen pies afilados para plantar en la tierra, y puntas en ciernes floreciendo con nueva vida. En conjunto, estos dos elementos de nuestro escudo diocesano significan que somos un pueblo llamado a trabajar nuestra tierra para el crecimiento del Evangelio.

Esta tarea no es, ni ha sido nunca, exclusivamente para aquellos llamados al sacerdocio, diaconado o vida religiosa. Es la vocación primordial de todo miembro de la Iglesia establecida por nuestro Señor Jesucristo. Como escribí en mi carta pastoral bicentenario, Irradiar a Cristo: “Todos tenemos un papel que desempeñar en el presente y el futuro de la Iglesia, aun cuando nuestros padres y abuelos tuvieron un papel que desempeñar en el pasado de la Iglesia. Ninguno de nosotros es superfluo, desechable o poco importante. Dios nos ha dado a cada uno de nosotros algo específico para contribuir
… Nuestra Iglesia local sólo será el instrumento que Dios pretende que sea si cada uno de nosotros busca el rostro del Señor, se convierte en Él y permite que Jesús trabaje a través de nosotros – en resumen, ¡si cada uno irradia Cristo!”

Con la disminución de la práctica religiosa en esta era cada vez más secular, nos sentimos tentados a hacer eco de las palabras de Jesús: “Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?” (Lc 18:8). ¡Sí, lo hará! ¡Nuestra fe en Cristo está viva! Vemos que vivía todos los días en hogares, escuelas, oficinas e incluso recreación. He tenido la esperanza de que el llamado a Irradiar a Cristo se centre cada vez más intencionalmente en nuestros propios papeles en la edificación del Cuerpo de Cristo.

El 19 de junio celebramos los 200 años de fe desde el establecimiento de nuestra Iglesia local, pero la profundidad de nuestra fe es mucho más importante que el número de años. Que nuestra fe permanezca siempre fuerte y que irradiamos el amor de Cristo a todos los que encontramos todos los días.

María, Madre de la Iglesia y nuestra Madre, ¡reza por nuestra Iglesia local al comenzar nuestro 201º año de fe!

Previous post

May 29: St. Pope Paul VI

Next post

Catholic summer camp for teens aims to produce ‘active voices for life’