Home»Commentary»BUSCA AL SEÑOR ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

BUSCA AL SEÑOR ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

0
Shares
Pinterest Google+

Mientras nos preparamos para la celebración del bicentenario de la Arquidiócesis de Cincinnati más tarde este año, la Semana Nacional de las Escuelas Católicas – del 31 de enero al 6 de febrero – ofrece la oportunidad de reflexionar con gratitud sobre la importancia y el éxito de la educación Católica en los 19 condados de nuestra Iglesia local durante los últimos dos siglos.

Nuestro visionario obispo fundador, el Reverendísimo Edward D. Fenwick, tomó en serio su responsabilidad de educar a su rebaño, preparándolos para la vida tanto en este mundo como en el siguiente, e informándoles sobre los acontecimientos actuales desde la perspectiva de la Iglesia. Por lo tanto, supervisó con vigor apostólico la fundación de la primera escuela Católica de Cincinnati en 1825, un seminario en 1829 y The Catholic Telegraph en 1831.

Esa primera escuela de 25 alumnas y dos maestras ha crecido en nuestra red arquidiocesana de 111 escuelas Católicas con casi 40,000 estudiantes desde los grados pre-K hasta la escuela secundaria y más de 3,300 profesores. Sólo unas cuantas diócesis en los Estados Unidos tienen más estudiantes en escuelas Católicas. Mientras celebramos este logro, también elogiamos a los más de 20,000 estudiantes Católicos adicionales en la arquidiócesis que reciben instrucción en la fe a través de escuelas parroquiales de religión.

Las escuelas Católicas en nuestra arquidiócesis varían de muchas maneras. Hay escuelas primarias y secundarias; escuelas mixtas, de niñas y de niños; escuelas urbanas, suburbanas y rurales; escuelas propiedad de parroquias, la arquidiócesis, consejos privados y órdenes religiosas. Lo que estas excelentes instituciones tienen en común es su compromiso con la educación holística y el crecimiento espiritual de cada estudiante para que los graduados radien la luz de Cristo, llevando vidas de virtud y ayudando a construir un mundo mejor y menos divisivo.

Esta formación se lleva a cabo en un ambiente comunitario que es acogedor y compasivo, así como académicamente exigente. Nuestros maestros-ministros modelan la fe a sus estudiantes no sólo en el aula, sino en toda la experiencia de la escuela Católica, incluyendo lo que sucede en los pasillos, en las cafeterías y en los campos de juego. Por esta razón, estoy complacido e impresionado con el compromiso de nuestros líderes escolares y facultades para el aprendizaje en persona durante la pandemia en curso, siguiendo la guía de nuestra Oficina de Escuelas Católicas. La dedicación a sus estudiantes es una inspiración.

Las escuelas Católicas locales y nacionales han superado muchos otros desafíos en los últimos dos siglos. Incluso en el mejor de los tiempos, operar una escuela es un asunto complejo con muchas variables humanas y financieras. El gran legado de la educación Católica que tenemos en esta arquidiócesis no habría sido posible sin el compromiso y los sacrificios de padres, voluntarios, maestros-ministros, administradores, miembros del personal, feligreses y órdenes religiosas a lo largo de muchas generaciones. Como arzobispo, estoy profundamente agradecido a todos ellos.

Irradiar a Cristo significa ser testigo de Cristo, no sólo hablar de Cristo. Nuestros estudiantes de escuelas Católicas lo saben, y lo muestran en las decenas de miles de horas de voluntariado que realizan colectivamente cada año. Al hacerlo, defienden la vida y la dignidad de la persona humana, que es el primer principio de la justicia social Católica. Un ejemplo son los muchos clubs escolares pro- vida que ayudan al trabajo de los centros de embarazo en toda la arquidiócesis.

Otra forma de testimonio es emprendida por los autobuses de nuestros estudiantes que han asistido a la Marcha por la Vida en Washington cada año para demostrar su oposición al régimen injusto del aborto impuesto por la Corte Suprema en su notoria decisión de Roe v. Wade del 22 de enero de 1973. Estoy orgulloso de nuestros estudiantes que han hecho este arduo viaje.

COVID-19 cambiará la participación de nuestras escuelas en la Marcha por la Vida, como ha cambiado tanto. Nuestras escuelas Católicas, sin embargo, no han cambiado en lo que es más importante: la misión que han perseguido desde que el Obispo Fenwick abrió la primera escuela Católica sólo tres años después de la fundación de la Diócesis de Cincinnati. ¡Celebremos todos la Semana de las Escuelas Católicas!

Previous post

Saint Xavier High School "Virtual" Christmas Concert!

Next post

The History of 'The Twelve Days of Christmas'