Home»Commentary»Busca al Señor por el Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca al Señor por el Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

Todo católico debe conocer la definición de un acramento como “un signo visible instituido por Cristo para dar gracia”. ¿Y qué es gracia? El Catecismo de la Iglesia Católica” llama gracia a la “participación en la vida de Dios”. Esa es una fuente que nunca se seca.

Además, la gracia derramada por el Espíritu Santo en los sacramentos del Bautismo, la Confirmación, la Eucaristía, la Reconciliación, Orden Sacerdotal, el Matrimonio y la Unción de los Enfermos no solo bendice y enriquece al receptor. También tiene efectos abundantes en el resto de la comunidad.

Los sacerdotes, por ejemplo, no reciben el Orden Sacerdotal para su propio beneficio, sino para autorizarlos a celebrar los sacramentos y predicar el Evangelio a otros en nombre de la iglesia. Los fieles laicos, a su vez, los apoyan con sus oraciones y apostolados de acuerdo con sus propias vocaciones.

El 18 de Mayo, tuve el privilegio de ordenar por la imposición de manos a nueve sacerdotes nuevos para nuestra Arquidiócesis, el número mayor en cuatro décadas. Que un número tan grande respondiera a la llamada de Dios con un generoso “sí” solo fue posible a través de las gracias que ya habían recibido en la recepción regular de los sacramentos. Al mismo tiempo, también se beneficiaron de la ayuda amorosa de amigos y familiares llenos de gracia durante los años largos de preparación para el sacerdocio.

El número de seminaristas en el Athenaeum de Ohio – Seminario Oeste de Mount St. Mary en Mt. Washington, se duplicó de 2010 a 2017 y se espera que se duplique para 2024. Además, el Athenaeum proporciona una formación excelente para aquellos que se preparan para el diaconado y el ministerio pastoral laico. Un signo visible de nuestro crecimiento reciente y futuro esperado es el edificio nuevo que está casi terminado en el seminario.

El edificio Fenwick Hall, llamado así por el primer Obispo de Cincinnati, tendrá 30 cuartos adicionales para los seminaristas y dos salas de conferencias. Esta construcción que se localiza atrás y adyacente al edificio del seminario existente, proporcionará espacio para que el seminario tenga programas de formación continua o de segunda formación durante los meses
de verano. Así, el edificio Fenwick Hall permitirá que el seminario extienda su misión más allá de la formación inicial para el sacerdocio y otros ministerios de la iglesia.

Este proyecto importante, la primera expansión del edificio en el seminario desde 1962, fue posible gracias a las oraciones y a las contribuciones financieras generosas de los fieles. Esa es otra señal visible de la gracia de Dios.

El primer edificio construido en el jardín de Mt.Washington en 1890 también se llamaba Fenwick Hall. Mucho ha cambiado en 129 años, pero la necesidad de que los sacerdotes administren los sacramentos no ha cambiado y nunca cambiará. Al mismo tiempo, hoy existe un mayor reconocimiento de las vocaciones laicales en la iglesia. El periódico producido por laicos que está leyendo es un ejemplo.

Cuando Stephen A. Trosley se unió a “The Catholic Telegraph” como editor y gerente general en enero de 2012, trajo consigo más de cuatro décadas de experiencia como reportero, editor y publicista de diarios seculares. En la Arquidiócesis, ha mostrado el profesionalismo de un veterano periodista y la fe de un católico comprometido. Estoy muy agradecido por su servicio al entrar a su jubilación bien merecida. Este es el último número de Telegraph bajo la dirección de Steve.

Me complace dar la bienvenida como su sucesor a Jessica Rinaudo, quien se convierte en directora editorial con la edición de agosto. Ella proviene de la Diócesis de Shreveport, LA, donde fue editora, diseñadora gráfica y escritora de “The Catholic Connection,” la revista mensual de la diócesis. Bajo su dirección, la publicación ganó 12 Premios en la Prensa Católica.

En estos tiempos difíciles para la iglesia en los Estados Unidos y en todo el mundo, seguimos viendo múltiples signos de la gracia de Dios en acción en la Arquidiócesis de Cincinnati.

Previous post

Throwback Thursday: A look back at last year's Abide Conference

Next post

Editor's Note: We Just Have to Listen