Home»Commentary»BUSCA AL SEÑOR ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

BUSCA AL SEÑOR ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

1
Shares
Pinterest Google+

¡Aleluya! ¡Ha resucitado!

La palabra “Aleluya” es hebrea para “Alabado sea el Señor”. Es una exclamación particularmente apropiada durante la Pascua, ya que celebramos el triunfo de Cristo sobre el pecado y la muerte.

Para muchos de nosotros, las continuas restricciones diseñadas para mitigar la propagación del COVID-19 han hecho que los últimos 12 meses parezcan una larga Cuaresma. En algunos casos, sólo poder abrazar a nuestros seres queridos de nuevo algún día será una especie de resurrección. Al mismo tiempo, la inesperada pérdida de miembros de la familia y otros que conocemos por la pandemia – algunos de ellos jóvenes y aparentemente saludables – inevitablemente ha provocado reflexiones sobre nuestra propia mortalidad.

La muerte y el pecado entraron juntos en el mundo en el jardín del Edén. Esas son realidades a las que todos nos enfrentamos. Pero la muerte no es el final de la historia. La resurrección de Cristo pavimenta el camino para la nuestra. Eso es lo que celebramos durante las siete semanas de la temporada de Pascua, la temporada más larga en el calendario de la Iglesia, excepto por el Tiempo Ordinario.

Con procedimientos adecuados de salud y seguridad, este año afortunadamente podemos observar de nuevo esta maravillosa temporada como una comunidad Eucarística de fe, a pesar de la persistencia de la crisis de salud. En 2020, en cambio, no hubo Misas celebradas públicamente en Ohio desde mediados de marzo hasta el 25 de mayo. Por lo tanto, el Quinto Domingo de Pascua del año pasado no estuvimos presentes para escuchar proclamar la reconfortante tranquilidad de Cristo en el Evangelio para ese día:

“Jesús les dijo a sus discípulos: ‘No se turben; crean en Dios y crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. De no ser así, no les habría dicho que voy a prepararles un lugar. Y después de ir y prepararles un lugar, volveré para tomarlos conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Para ir a donde yo voy, ustedes ya conocen el camino.’ Entonces Tomás le dijo: ‘Señor, nosotros no sabemos adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?’ Jesús contestó: ‘Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí’” (Jn 14:1-6).

La vida eterna es una promesa de Cristo, el camino, la verdad y la vida, y no hay nada más seguro. Esa es la “esperanza segura y cierta de la resurrección” de la que hablamos en oraciones por los muertos. Sin embargo, todavía tenemos que prepararnos para nuestra muerte física, tanto a nivel práctico como espiritual. Este número de The Catholic Telegraph le ayudará a hacerlo.

Muchas personas me han dicho que las muertes y las interrupciones relacionadas con el COVID-19 han sido una especie de “llamada de atención”, lo que les ha hecho examinar y reprioritizar sus vidas de cerca. El propósito de la temporada penitencial cuaresmal no es castigarnos, sino cambiarnos. Y debe ser un cambio permanente, un botón de reinicio que nos ayude a prepararnos para encontrarnos con Cristo al final de nuestra vida e ir con Él al lugar de residencia que Él ha preparado para nosotros.

¿Hace tiempo todos los días para encontrarse con Cristo en oración? ¿Es la Eucaristía el centro de su vida espiritual?
¿Su relación con Cristo dirige sus decisiones y acciones, especialmente la forma en que trata a los demás? ¿Recuerda en tiempos difíciles que Cristo está sufriendo con usted y quiere apoyarlo? Si no ha reflexionado sobre preguntas como estas durante la Cuaresma, no es demasiado tarde.

Como he señalado en mi carta pastoral bicentenaria, Irradiar a Cristo: “Cristo ofrece constantemente la invitación a vivir en relación con Él y espera ansiosamente que respondamos”. Él quiere estar con nosotros en todas nuestras alegrías y penas, en todos nuestros éxitos y fracasos. Aunque los seres humanos y las instituciones humanas nos fallen, Cristo nunca lo hará. ¡Aleluya!

Previous post

Holy Week in the Archdiocese of Cincinnati

Next post

Cardinal Sarah asks Pope Francis to reinstate individual Masses at St. Peter’s Basilica