Home»Commentary»Busca al Senorpor Arzobispo Dennis M. Schnurr

Busca al Senorpor Arzobispo Dennis M. Schnurr

0
Shares
Pinterest Google+

Alo largo historia de la Arquidiócesis de Cincinnati, la educación Católica siempre ha sido reconocida como un ministerio vital de nuestra Iglesia local.

Nuestro primer obispo diocesano, el Obispo Edward Fenwick, comenzó una escuela para mujeres jóvenes en 1825, solo cuatro años después de la fundación de la diócesis. Se abrió con 25 estudiantes y dos profesores. Hoy, la arquidiócesis tiene 111 escuelas Católicas con más de 40,000 estudiantes.

El tamaño de la clase, las materias que se enseñan, la tecnología y el entorno social en el que operan nuestras escuelas han cambiado radicalmente en 195 años – e incluso dentro de nuestras vidas. Lo que no ha cambiado es el propósito de la educación Católica: preparar a los estudiantes tanto para esta vida como para la vida eterna.

Eso es lo que celebramos durante la Semana Nacional de las Escuelas Católicas, que comienza el 26 de Enero.

La disciplina y el rigor académico son los sellos distintivos de las escuelas Católicas y una atracción para muchos padres, tanto Católicos como no Católicos. Sin embargo, no son la esencia de lo que podría llamarse “la diferencia de la escuela Católica”. Tampoco se puede encontrar esa diferencia en las clases de religión, las Misas en el campus y los retiros, aunque todos ellos son esenciales para la identidad Católica.

Lo que más distingue a nuestras escuelas es aún más profundo – Cristo está en su ADN. La misión de las Escuelas Católicas en la arquidiócesis lo dice bien:

“Vital para la misión evangelizadora y educativa de la Iglesia Católica, somos comunidades centradas en Cristo dedicadas a la formación en la fe, la excelencia académica y el crecimiento individual de nuestros estudiantes, todo centrado en el mensaje del Evangelio de Jesucristo”.

Una de las declaraciones de apoyo de esta misión dice que nuestras escuelas proporcionarán “una atmósfera en la que se proclame el mensaje del Evangelio, se experimente la comunidad en Cristo, se logre el servicio a nuestros hermanos y hermanas, y se cultive la acción de gracias y la adoración a Dios”.

El tema del año escolar 2019-20 para la arquidiócesis, “Construir una comunidad de Amor”, simplemente pone en palabras lo que nuestras escuelas siempre han hecho.

Para lograr este fin, nuestros ministros maestros y ministros directores desempeñan un papel clave al asociarse con los padres y tutores que siguen siendo los principales educadores de sus hijos. Estoy profundamente agradecido a todos los que aceptan su llamado al ministerio de Educación Católica. La última tecnología y los edificios más nuevos serían ineficaces sin su dedicado servicio.

Nuestros estudiantes aprenden del ejemplo de sus maestros que la fe y la acción van juntas. Vemos que viven en más de 100,000 horas de servicio que realizan cada año. También lo encontramos en la defensa de la vida humana en todas las etapas, desde la guardería hasta el hogar de ancianos. Más adelante este mes, los autobuses de nuestros estudiantes de secundaria Católicos viajarán nuevamente a Washington, D.C. para participar en la Marcha por la Vida anual el 24 de Enero. Estoy muy orgulloso de los jóvenes que hacen este desafiante viaje cada año para agregar su voz a quienes hablan en contra del injusto régimen de aborto impuesto por la Corte Suprema en 1973.

El primer principio de la doctrina social Católica es la vida y la dignidad de la persona humana. Este es también el primer derecho humano, sin el cual no pueden existir otros. Como dijo el presidente Kennedy en su discurso inaugural, “los derechos del hombre no provienen de la generosidad del estado sino de la mano de Dios”. Lo que el estado no dotó, el estado no puede quitarlo legítimamente.

Como he señalado a menudo, San Juan Pablo II dijo que los jóvenes no son solo el futuro de la Iglesia – tienen una contribución que hacer ahora. Esta es una responsabilidad para la cual las escuelas Católicas los preparan, como veremos en la Marcha por la Vida y durante la Semana de las Escuelas Católicas.

Previous post

Newborns find 'Safe Haven' from abandonment through Florida volunteers

Next post

Seek the Lord by Archbishop Dennis M. Schnurr