Home»Commentary»BUSCA AL SEÑOR, ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

BUSCA AL SEÑOR, ARZOBISPO DENNIS M. SCHNURR

0
Shares
Pinterest Google+

La cómoda ilusión de que el cambio de página del calendario hace todo nuevo fue destrozada para los estadounidenses a principios de enero. Después de un año marcado por una pandemia mundial, la interrupción civil y millones de empleos perdidos, 2021 comenzó con un terrible disturbio mortal en la sede de nuestro gobierno nacional.

Nuestro país está herido y sus ciudadanos están sufriendo. Es natural en un momento como este que busquemos a nuestros líderes cívicos para hacer las cosas bien. En su nueva encíclica, Fratelli tutti (“Todos hermanos y hermanas”), el Papa Francisco reconoce el papel crucial de la política en las sociedades democráticas.

“Es verdad que los ministros religiosos no deben hacer política partidaria, propia de los laicos”, escribe, “pero ni siquiera ellos pueden renunciar a la dimensión política de la existencia que implica una constante atención al bien común y la preocupación por el desarrollo humano integral” (FT 276). Pide “un mejor tipo de política, verdaderamente al servicio del bien común” y lamenta que “desgraciadamente, la política hoy con frecuencia suele asumir formas que dificultan la marcha hacia un mundo distinto” (FT 154).

De hecho, una incivilidad bipartidista ha empañado la discusión política en los Estados Unidos desde hace muchos años y sólo se ha intensificado. Es fácil decir que los políticos son responsables porque muchos de ellos han liderado con un mal ejemplo. Sin embargo, los políticos no son conocidos por hacer lo que es impopular o es probable que pierdan sus votos. La retórica odiosa que los miembros de ambos partidos dirigen directamente a sus oponentes es tanto un síntoma del estado de ánimo nacional como es una causa.

Somos un país muy dividido. ¿Y de dónde viene toda división? El Papa Francisco nos recuerda en una reflexión sobre la oración del Señor. Escribe: “Todos sabemos que el diablo es ‘una ortiga’, el que siempre trata de dividir a personas, familias, naciones y pueblos”. Es Satanás quien divide, mientras Dios une.

La base de la unidad entre las personas que no están de acuerdo – incluso sobre cuestiones tan importantes como la religión, la moralidad y el papel adecuado del gobierno – es nuestra humanidad común: Todos somos creados a la misma imagen divina. Sobre la base de eso, la vida y la dignidad de la persona humana es el principio fundamental de la enseñanza de la justicia social Católica de la que todos los demás siguen. El entorno político tóxico en nuestro país es una violación de ese principio.

Como Católicos, parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos fieles de nuestro país es responsabilizar a nuestros líderes electos por mostrar civilidad, decencia e integridad, además de proveer para el bien común. Al mismo tiempo, necesitamos mostrar esos rasgos en nuestro propio comportamiento.

Un buen modelo tanto para los titulares de oficina como para nosotros mismos es San José, el líder sirviente de la Sagrada Familia, cuya fiesta celebramos el 19 de marzo. San Mateo nos dice que San José era un hombre justo. Tratar a los demás con amor y respeto – incluso en las circunstancias más difíciles, como experimentó San José – es justicia en el nivel más básico.

Este tiempo Cuaresmal es un momento apropiado para examinar nuestras propias conciencias sobre si hemos faltado respeto a los demás debido a sus creencias, particularmente en la plaza pública. ¿Hemos considerado a los demás como enemigos, en lugar de como personas con las que simplemente no estamos de acuerdo? ¿Hemos escrito o vuelto a publicar declaraciones deshumanizadoras y chistes degradantes en las redes sociales? ¿Hemos dicho cosas que eran crueles o innecesarias?

Ya sea que hayamos sido o no parte del problema en el pasado, no es demasiado tarde para ser parte de la solución por la que hemos estado orando. El camino a seguir es simple, pero difícil. Debemos seguir el nuevo mandamiento de Cristo: “que os améis los unos a los otros, como yo os he amado” (Jn 13, 34). Al hacerlo, mostraremos a nuestros líderes políticos el camino a seguir.

Previous post

Pope Francis says seeing a psychiatrist helped him with anxiety when he was younger

Next post

Looking Back 8 years ago: Citing health reasons, Pope Benedict XVI announces he will resign